Caminos Inca Qhapaq Ñan

Hablar sobre el Qhapaq Ñan no solo es descubrir el elevado nivel de organización que poseían los Incas, sino también comprender cómo a través de rutas y caminos pudieron expandirse sobre una de las geografías más escarpadas del mundo. Gracias a este “gran camino inca” –como es su traducción del quechua al español-, el imperio pudo ejercer el comercio y la administración de sus dominios.

Esta red vial unió todo el Tahuantinsuyo a través de los actuales territorios de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador y Perú, atravesando desiertos, zonas agrícolas, cadenas montañosas y pantanos. Todas las rutas partían desde el Cusco. La más importante de ellas es la que iba en dirección hacia Quito, actual capital de Ecuador.

Según los historiadores, el Qhapaq Ñan significó la base de la expansión política incaica, pues permitió la rápida movilización de los ejércitos y de los funcionarios estatales. Además, facilitó el transporte de valiosos recursos, como metales, conchas spondylus, madera, hojas de coca y textiles.

Esta red vial unió todo el Tahuantinsuyo a través de los actuales territorios de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador y Perú.

Tambos y puentes, piezas claves

Los tambos, recintos que eran usados como albergues y depósitos, estaban dispuestos a lo largo de los caminos para permitir a los viajeros descansar y guardar sus pertenencias. Por lo general, eran de forma rectangular y estaban divididos en varios espacios independientes. Hubo tambos de distintos tamaños: los más grandes contaban con ambientes residenciales, plazas y depósitos, y se usaban para hospedar al Inca y a su séquito. Los de menor tamaño servían de posada para los chasquis, que eran mensajeros del Tahuantinsuyo.

La construcción de puentes también fue determinante para el Qhapaq Ñan, pues gracias a estos, los incas pudieron atravesar laderas, ríos y, en general, una accidentada geografía andina. Algunas de estas plataformas se construyeron a base de piedras y otras de madera. También hubo puentes colgantes que fueron construidos con fibras vegetales, como es el caso del Q’eswachaka, considerado el último puente inca que se mantiene vigente hasta la actualidad.

Las rutas antes del Qhapac Ñan

Los incas no fueron los únicos que construyeron caminos para unir sus territorios. Muchas de las rutas que utilizaron e integraron a su sistema vial fueron construidas por las culturas que los precedieron. Según los estudiosos, estos caminos eran exclusivamente locales y unían centros sagrados o huacas con pequeños poblados.

Algunos complejos arqueológicos de la cultura Wari, como Piquillacta, por ejemplo, contaron con importantes sistemas viales. Otra evidencia de caminos preincaicos se encuentra en el valle de Moche, en la costa norte del Perú, y en Lima, donde se construyeron caminos en las dos márgenes del río Chillón, en Pachacámac, y en el valle del río Cañete. Estas vías eran atravesadas por otras que llegaban a las zonas andinas, e incluso a la Amazonía.

El camino a Machu Picchu

El tramo turístico más conocido del sistema vial es el que conduce a la ciudadela de Machu Picchu. El recorrido parte, por lo general, de la localidad de Qoriwayrachina, antiguo poblado cuyas ruinas se encuentran en el distrito de Vilcabamba. La ruta cubre una distancia de aproximadamente 45 km y seguirla toma cuatro días y tres noches.

El segundo día de la caminata es el más intenso, porque se cruza Warmihuañusca, un valle ubicado a 4200 metros sobre el nivel del mar. Esa es la parte más alta y la que demanda mayor exigencia física. También existen otras rutas con las que es posible acortar distancias y llegar a la famosa ciudadela en dos o tres días.

El tramo turístico más conocido del sistema vial es el que conduce a la ciudadela de Machu Picchu.

El escenario natural es impresionante: un paisaje lleno de bosques tropicales, acantilados desérticos e imponentes nevados como el Salkantay o Humantay, de más de seis mil metros de altura, extensas graderías trabajadas sobre las rocas, túneles de hasta veinte metros de largo y varios complejos arqueológicos, entre los que destacan Intipata, Runkuraqay e Intipunku.

Si quieres vivir la experiencia y admirar con mayor detenimiento el entorno natural del camino inca hacia Machu Picchu, los campamentos autorizados son Patallacta, Huayllabamba, Llulluchapampa, Pacamayo y Wiñayayna. Salvo entre diciembre y marzo, meses en los cuales llueve copiosamente, cualquier época es oportuna para transitar los caminos incas. Anímate a recorrerlos.

¿Qué es la red de caminos incas?

La red de caminos incas, denominada en lengua quechua como ‘qhapac ñan’ (camino principal o camino del poderoso), es una inmensa conexión de senderos incas construidos en su mayor parte por el emperador Pachacutec en el siglo XV.

Dichos caminos unían las principales ciudades del imperio con el Cusco, la capital del imperio. El propio inca era conducido desde la ‘ciudad sagrada’ a los diversos puntos del imperio a través de los qhapac ñan.

La red de caminos incas abarcó parte de los territorios de los actuales países de Perú, Bolivia, Ecuador, Colombia, Chile y Argentina. Debido a su importancia histórica actualmente son considerados ‘Patrimonio cultural de la humanidad’ por la Unesco. Debido a ello son protegidos y conservados para el futuro.


¿Cuál fue la importancia de los qhapac ñan?

El qhapaq ñan es la palabra que define el sistema vial de la civilización inca. Se trata de la mejor prueba del desarrollo que alcanzaron los incas en ingeniería civil. Cabe mencionar que esta red de caminos fue construida sobre uno de los territorios más accidentados del mundo. Logró atravesar la accidentada Cordillera de los Andes y los áridos desiertos de la costa sudamericana.

Esta red de caminos recorría el imperio de los incas por vías trazadas de norte a sur (de punta a punta) por la costa y a través de la Cordillera de los Andes. Existían tramos pequeños para la población común. También había tramos amplios dedicados a la realeza inca. Los caminos de la sierra poseían tramos completamente empedrados mientras que los de la costa eran construidos simplemente de tierra.

El mundialmente famoso Camino Inca a Machu Picchu es solo una parte de esta compleja red de caminos. Sube por la cuenca del río Urubamba hasta la ciudad inca, luego de serpentear difíciles montañas. En la actualidad es considerado como la mejor ruta de senderismo del Perú. Podrá recorrerlo en cuatro días a través de un tour perfectamente planificado.

Los qhapac ñan fueron construidos con el propósito principal de mantener comunicado un enorme territorio. Esto permitió movilizar ejércitos de manera muy rápida. También sirvió como ruta de comercio en una civilización con tendencia a la redistribución y el intercambio. Otro propósito sumamente importante, era la culturalización de los pueblos recién conquistados. Cabe resaltar que dichos caminos fueron edificados en la época expansionista de los incas.


¿Cuál es la longitud de estos caminos?

En la actualidad han podido ser identificados más de 60 mil kilómetros de caminos que formaron esta enorme red. Pero estudios llevados a cabo, revelan que al qhapaq ñan lo compondrían más del doble de lo identificado a lo largo del territorio sudamericano.


Mapa de los caminos incas

Camino inca Qhapaq Ñan


¿Cuál era su función?

La ruta de los caminos, además de conectar un pueblo con otro, servía para conectar la cultura de los pueblos de la época. Así mismo, su función fue la de ruta de comercio y rutas estratégicas de conexión cultural entre los distintos poblados del inmenso imperio inca. Es así como se integraron ciudades incas como: Vilcashuaman, Pumpu, Hatun Xauxa, Huánuco Pampa, Cajamarca, Quito, etc.

El qhapaq ñan muestra muchos tramos en los que hay dos caminos paralelos en una ruta troncal. Se sabe que por uno de ellos iría el inca, su corte y sus ejércitos y mientras el otro estaba destinado al pueblo.

Así mismo, esta red de caminos tuvo una función comercial pues proveyó a distintas ciudades de productos que se cosechaban en distintas altitudes. Por ejemplo, la ciudad del Cusco pudo abastecerse de: ají, algodón, coca, maíz, pescado, mullu e incluso la famosa concha spondylus.

Camino Inca – Intipunku

¿Cómo está diseñado?

Los qhapac ñan están diseñados en respuesta a la geografía costeña y serrana. Existen tramos en inmensas planicies áridas hasta la más accidentadas montañas de la cordillera de los andes. También hay innumerables pendientes, riscos, montañas, pampas, zonas pantanosas, desfiladeros y cañones. En muchos casos, los tramos más difíciles fueron resueltos con puentes y caminos a desnivel.


Principales caminos

Los qhapac ñan estaban constituidos por varios tramos longitudinales y transversales. Sin embargo, fueron dos tramos los más largos e importantes: la ruta longitudinal que atravesaba la Cordillera de los Andes y la ruta longitudinal que atravesaba la costa desértica:

6 cosas sobre el Camino Inca que nadie te cuenta

El Camino Inca es considerada la mejor ruta de senderismo del Perú. Hay algunos aspectos de esta aventura que los turistas desconocen. ¿Cuáles son?: 153


Construcciones a lo largo de los caminos

La difícil geografía sudamericana y las inmensas distancias que recorrían los qhapac ñan obligaron a los incas a construir ciertas estructuras necesarias para el correcto funcionamiento de los caminos.


Los caminos hacia Machu Picchu

El Camino Inca es la pequeña red de caminos que une los pueblos del Cusco con la ciudad inca de Machu Picchu. Con el descubrimiento de este sitio arqueológico en 1911 se desenterró parte de este tramo de los qhapac ñan. Desde entonces estos senderos fueron puestos en valor.

Debido a su ubicación en las laderas de cadenas de montañas, este tramo del Camino Inca fue edificado siguiendo las características de los caminos de la sierra. Los incas realizaron primero el trazado del camino, luego la cimentación del suelo con varias capas de piedra y tierra. A continuación se hizo la pavimentación y el sistema de drenaje. Debido a su compleja construcción, estos senderos se mantienen en buen estado de conservación.

Este tramo del Camino Inca no fue descubierto por los españoles. También se cree que éstos no le dieron la importancia necesaria. En todo caso los españoles no llegaron a Machu Picchu, la cual, después de ser abandonada, quedó oculta en la espesa vegetación con el paso de los años. El tramo de qhapac ñan hacia la ciudad inca también corrió la misma suerte.


El Camino Inca hoy en día

Actualmente, el tramo de qhapac ñan que conecta Cusco con Machu Picchu fue puesto en valor y adaptado para ser recorrido por los turistas. Se trata de una ruta de casi 40 kilómetros que son atravesados en 3 días y 3 noches. El cuarto día está dedicado a visitar Machu Picchu.

A diferencia de otras rutas de senderismo en Cusco, el Camino Inca a Machu Picchu está protegido por el Estado Peruano. Esto debido al valor histórico de los tramos de qhapac ñan que recorre. Por lo tanto, ninguna persona no autorizada puede recorrer sus caminos.

La única forma de conseguir esta autorización y recorrer el Camino Inca es contratar un tour a través de una agencia de turismo autorizada. Las agencias de turismo gestionan los permisos con el Ministerio de Cultura del Perú y le añaden servicio de guía turístico, equipo de campamento, alimentación, entradas a Machu Picchu y más servicios para el visitante.

Actualmente son muchos los turistas que desean realizar el Camino Inca a Machu Picchu. Debido a la alta demanda de visitantes, los tours se deben comprar por internet con 6 ó 7 meses de anticipación. Se trata de la mejor ruta de senderismo en el Perú.

Fuentes: Catedra Unesco / Perú Info / Qhapaqnan.cultura.pe / Boleto a Machu Picchu / Patromoniomundial.cultural.pe