Valle de los Geiseres en Rusia

El Valle de los Géiseres, ubicado en Kamchatka, es una de las grandes joyas de Rusia. Estos son todos los detalles que debes conocer si decides visitar esta zona.

Fue hallado por casualidad por la geóloga Tatiana Ustinova y el guía Anisifor Krupenin durante la exploración a la cuenca del río Shúmnaya, en 1941. El primer géiser, descubierto por Ustinova, lo bautizaron “Pérvenets” (“Primogénito”), este magnífico valle se encuentra dentro de la Reserva Natural Kronotski, que además de las fuentes de agua alberga grandes volcanes en un número de 16, glaciares y numerosos lagos termales.

Antes que fuese descubierto paso inadvertido a pesar que múltiples caravanas de exploradores de la península de Kamchatka atravesaran el valle y jamás le dieron la importancia que ahora tiene.

Es el único campo de geiseres de Eurasia y la segunda de mayor concentración de geiseres en el mundo, este increíble valle termal tiene un cañón de 400 metros de profundidad aproximadamente bañado por el río Guéisernaya, donde podemos encontrar alrededor de 90 geiseres. La zona donde se encuentra la máxima concentración de geiseres, está situada cerca de la desembocadura del rio Guéisernaya, donde en un territorio de tan sólo 2 kilómetro cuadrados se pueden observar más de 20 geiseres de increíble tamaño.

Los geiseres más importantes tienen nombres propios, y cada uno recibió el suyo debido al color de su roca sedimentaria, por ejemplo: Perlado, Rosado, Malaquita; o por las características de su actividad: Triple, Astuto; o finalmente por su potencia: Grande, Gigante. El valle de los geiseres, además de ser el hogar de los geiseres es el hábitat de especies endémicas como el oso gris, especie que es protegida, especialmente entre los meses de mayo a junio, tiempo en el que se aparean y la reserva es cerrada al público.

Es un lugar único para el turismo ecológico, en 1993 se permitió el ingreso a los turistas, y en 1996 entró a formar parte de la lista de Patrimonio Natural Mundial de la UNESCO.

Tampoco debemos olvidar otras zonas en Chile, Islandia y Nueva Zelanda. En Kamchatka podemos encontrar más de 20 manantiales térmicos, así como 200 pequeños salen a través de la corteza terrestre. Todo ello en un área de, aproximadamente, 7 kilómetros cuadrados. ¡Una auténtica locura!