Tawantinsuyo

Todos hemos oído hablar de los incas. Tenían el único imperio real en toda Sudamérica cuando llegaron los españoles. Se las arreglaron para derrotar y unir a todos los pueblos del Perú moderno y más allá.

Son bien conocidos por eso y por muchas otras cosas hoy en día, pero muchas personas aún no saben todas las cosas emocionantes de su historia.

Los orígenes

Los incas llamaron a las regiones donde vivían en Tawantinsuyo en su idioma, el idioma quechua. El nombre se traduce a ‘Las cuatro regiones unidas’.

Los orígenes de esta gran nación están parcialmente oscurecidos en la leyenda y el mito. Hay cuatro de estos mitos de origen, cada uno menos probable que el otro.

Los arqueólogos modernos están bastante seguros de que llegaron a ser como muchas otras tribus de la región. Eran una tribu relativamente poco importante desde el siglo XII en adelante. Llegaron a un lugar más destacado cuando Sinchi Roca llegó al poder, que es la única figura en la mitología inca para la que hay evidencia histórica.

Comenzaron desde su capital a largo plazo, Cusco, y fueron una mera ciudad-estado durante unos 300 años.

Significado del Tahuantinsuyo

El significado del Tahuantinsuyo proviene de un nombre compuesto que proviene de dos voces quechuas, “tawa”: cuatro y “suyo”: nación o estado; así, Tawantinsuyo es un todo que tiene cuatro naciones, aunque de un modo bastante arbitrario muchos trabajos afirman que el significado del Tahuantinsuyo se traduce como “los cuatro cuartos o porciones del mundo”.

El Tawantinsuyo estaba dividido en cuatro “suyos”, cuyo ángulo central estaba en la ciudad del Qosqo (Cuzco), su capital. Qosqo es aparentemente un arcaísmo que, de acuerdo a los cronistas, significaba “ombligo” o “centro” del mundo. A partir del ángulo sur oriental de la plaza principal de la ciudad partían también cuatro caminos hacia los cuatro “suyos” o naciones cuyos nombres aún se utilizan en diversos sectores de los Andes. El territorio inca llegaba hasta lo que hoy es Colombia, el sur de Chile, Bolivia, Argentina y el inicio de la selva amazónica: un área de más de 3’000,000 Km² (más del doble del territorio peruano actual).

El tahuantinsuyo resumen

Con 2.500.000 km², el Tahuantinsuyo fue el imperio más extenso de toda la historia de la América Precolombina. Su territorio comprendía desde el sur de Colombia hasta el centro de Chile, pasando por Ecuador, Argentina, Bolivia y, por supuesto, Perú, donde se concentraba su mayor fuerza política.

Todo este territorio fue conquistado mediante guerras y alianzas que se llevaron a cabo con otras culturas entre los siglos XV y XVI.

¿Qué es el Tahuantinsuyo?

Seguro te estás preguntando ¿qué es el Tahuantinsuyo? Tradicionalmente, cuando hablamos de la civilización desarrollada en esta parte de los Andes desde el año 1200 dC, decimos la cultura «Inkan», la civilización, el imperio, el estado, etc.

La distribución y planificación del espacio entre los quechuas se basaron en algunos aspectos elementales de su vida diaria. Siempre tuvieron en cuenta las relaciones de dualidad, tripartición y cuarta partición. El Tawantinsuyo o estaba dividido en cuatro «suyo» o «suyu» cuyo ángulo central estaba en la ciudad de Qosqo, su capital.

La palabra Qosqo es aparentemente un arcaísmo que según los cronistas significaba «ombligo» o «centro» del mundo; en este caso sería el centro o ombligo del Tawantinsuyo. Desde el ángulo sureste de la plaza principal de la ciudad, comenzaron cuatro caminos principales hacia los cuatro «suyo» o naciones y cuyos nombres todavía se usan en diferentes sectores de los Andes. Hacia el noroeste de la ciudad estaba el «Chinchaysuyo» que llegaba hasta el río Ancashmayo en Pasto, actual Colombia a 4 ° de latitud norte. Hacia el suroeste estaba el «Contisuyo» que ocupaba parte de la costa peruana y llegaba hasta el río Maule en el actual sur de Chile a 36 ° de latitud sur.

Hacia el sureste estaba el «Collasuyo» que ocupaba todo lo que hoy es Bolivia y llega hasta Tucumán en la actual Argentina. Hacia el noreste en los valles subtropicales e incluso ocupando el comienzo de la selva baja amazónica estaba el «Antisuyo». De hecho, lo que se conoce como territorio de Inkas se extendió sobre un área de más de 3’000,000 km² (1’158,306 millas²); es decir, más del doble del territorio peruano actual; y cubierto unos 5.000 km. (3,107 millas) de costa sobre el Océano Pacífico.

El éxito del Tawantinsuyo se debió a algunos factores que se pierden en el Perú actual y que se basan en el orden: un orden social, económico y legal de acuerdo con las realidades del momento. Los quechuas eran personas altamente organizadas y cada aspecto de su vida diaria se enmarcaba en el respeto obediente y la búsqueda de leyes permanentes e inamovibles. La tradición ha establecido tres leyes básicas atribuidas al Tawantinsuyo que sintetizarían su orden: Ama Sua, Ama Llulla, Ama Kella (no seas ladrón, mentiroso, ni perezoso). Aunque en la historia moderna se argumenta que esos son preceptos creados en la época colonial para obtener una completa sujeción de la raza nativa. Es obvio que para esa época prehispánica el sistema legal tendía a establecer cierta homogeneidad entre las diferentes naciones para obtener el alto nivel de vida que alcanzaron los quechuas para esa edad. El «Runa Simi» se estableció como idioma oficial en el territorio «Tawantinsuyo». Establecieron un sistema de división de tierras con partes que pertenecen al Sol, a los Incas y al Estado. Así, garantizaron su floreciente sistema de seguridad social para ayudar a los ancianos, huérfanos, viudas o personas desafortunadas.

El Tawantinsuyo se caracterizó por su gobierno absoluto y monárquico que desarrolló patrones paternos para su pueblo. Gente entre la que no había propiedad privada ni hambre. Las personas protegidas que carecían de poco, en contrapartida, se dedicaban al trabajo y obedecían la ley; haciendo una sociedad que no era perfecta pero que estaba muy bien equilibrada. En consecuencia, estudiosos modernos como José Tamayo clasifican el Tawantinsuyo enmarcado dentro de la «Teoría de la reciprocidad y la redistribución, y el control vertical de las etapas ecológicas en las tierras altas y las costas del sur del Perú».

El Mapa del Tahuantinsuyo

Tahuantinsuyo-Mapa

¿Quién conquistó el Tahuantinsuyo?

Una pregunta importante es ¿quién conquistó el Tahuantinsuyo? Como la mayoría de nosotros sabemos, los españoles llegaron un siglo después y de alguna manera conquistaron fácilmente este imperio masivo.

Sin embargo, lo que muchos olvidan es que el Imperio de los Incas estuvo plagado de rebeliones y disturbios por todas partes. Los españoles no lograron dominar a los incas por pura fuerza; tuvieron que usar el engaño. También cuentan con la ayuda de miles de infelices sujetos incas para derrotar a este imperio masivo.

Después de la conquista, los incas fueron reprimidos durante mucho tiempo. Su cultura fue destruida sistemáticamente, y muchas de las personas murieron por una combinación de trabajo esclavo y enfermedades.

Las personas que quedaron fueron forzadas a la fe católica y la forma de vida española.

Naturalmente, la historia de los incas es mucho más compleja, y hay más para contar.

¿El Tahuantinsuyo y los 4 suyos?

¿Cuántos Incas tuvo el Tahuantinsuyo?

En total fueron 13 Incas los que gobernaron el Tahuantinsuyo, siendo Manco Cápac el primero de ellos y el último Atahualpa Cápac, tras la llegada de los españoles al continente.

Pachacútec Yupanqui, el noveno Inca, fue uno de los más importantes emperadores en la historia del Tahuantinsuyo debido a su trabajo en la expansión del territorio Inca a través de la conquista de otras etnias como los Ayarmacas, los Chancas y los Suyos. Al mismo tiempo, otros pueblos se unieron pacíficamente al imperio como los Cotanera, Omasayo, Cotapampa y Aimarae.

Monumento a Pachacútec, Aguas Calientes.

El Inca Pachacútec es quién ordenó la construcción de la mítica Ciudadela Inca de Machu Picchu, uno de los grandes legados de la cultura inca en el continente latinoamericano y que hasta nuestros días recibe a diario a miles de turistas. Si bien en un comienzo se pensó que las ruinas de Machu Picchu fueron una especie de fortaleza, con los años de investigación se ha llegado a la conclusión de que era un lugar de descanso y meditación para el Inca y para su familia.

¿Cómo cae el Tahuantinsuyo?

Tras la muerte de Huayna Cápac, sus hijos Huáscar y Atahualpa (medio hermanos) se enfrentan en una guerra por el poder del Tahuantinsuyo. Si bien Huáscar había sido nombrado como nuevo Inca, su relación con Atahualpa (que para entonces había sido nombrado Gobernador de Quito) se fue deteriorando con el tiempo y acabó con un conflicto armado entre ambos. Atahualpa fue el vencedor y se proclamó como el emperador de todo el territorio inca.

Templo Coricancha en la actualidad, Cusco

Tras este conflicto interno en donde el Tahuantinsuyo quedó debilitado, los españoles hacen su aparición en tierras incaicas. Al mando de Francisco Pizarro, la colonia española llegó a Cajamarca, ciudad en que se encontraba el Inca Atahualpa. Una vez aquí, lo tomaron como rehén para posteriormente negociar la liberación del líder Inca. A cambio del Inca, sus captores exigieron una habitación llena de oro, petición que fue cumplida, pero aún así los españoles no cumplieron con el trato y Atahualpa fue asesinado, siendo así el último Inca del Tahuantinsuyo.

Si bien los enviados por la corona nombraron a 3 Incas tras el asesinato de Atahualpa, ninguno es realmente considerado un líder incaico, pues actuaban bajo el mando de los españoles. En un último intento por rebelarse contra la corona española, Manco Inca estableció un nuevo imperio en Vilcabamba. Esta rebelión terminaría en 1572 con la muerte de Túpac Amaru a manos de los españoles, lo que dio por finalizado el Imperio Inca de manera definitiva.

En la actualidad, las calles de Cusco están llenas de la historia incaica y de muestras del imponente imperio del Tahuantinsuyo como el Templo Coricancha, que fue el principal templo inca, Sacsayhuamán, Tambomachay, entre otros. Así mismo, Machu Picchu representa una energía, historia y belleza única en el mundo que debes conocer.

Visita las históricas tierras Incas a bordo de nuestro tren PeruRail Vistadome y conoce los misterios que sus construcciones esconden. Revisa los horarios, elige el que más te acomode y visita la mágica Ciudadela Inca, Machu Picchu.

Mejores Tours que recorren la Historia del Tahuantinsuyo:

Bandera del Tawantinsuyo

La bandera indígena se llama huipala con los siete colores del arcoíris (que simboliza la unidad de los pueblos indígenas antes de la conquista). Hay algunas versiones básicas de la whipala. La whipala con rayas se llama la bandera del Tawantinsuyo, o la bandera inca, la bandera de la nación inca, la bandera de la nación quechua. La bandera del Tawantinsuyo original es la whipala rayada, que era el escudo de armas del Inca. La bandera del arcoíris (Wipahla) pertenece al pueblo andino nativo de Tahuantinsuyu por más de 500 años. Cada color y su lugar en la bandera como el arco iris tienen un significado indígena propio.

Bandera-Tawantinsuyo

La bandera del Tahuantinsuyo es un arco iris de colores que los padres de la ciudad eligieron a principios del siglo XX para representar el Cuzco contemporáneo y el orgullo de su conexión con el Imperio Inca y como la primera Capital del Perú español.

Según la Historia de Cusco, la bandera del Tahuantinsuyo fue elegida para representar la diversidad étnica y social de la Ciudad de Cusco contemporáneo, así como la unión de distintas partes que era el Imperio Inca. Conocido como Tawantinsuyo, la unión de cuatro partes, se extendió por la mayor parte de Sudamérica occidental y su memoria aún es fuerte y tiene el poder de organizar a las personas en muchos países diferentes, no solo en Cuzco.

Además, el arco iris como divino significa mucho más que simplemente diversidad en la bandera del Tahuantinsuyo. Representa un puente que cruza los principales límites cósmicos, como el cielo y la tierra, así como la noche y el día. Puede considerarse peligroso o portador de fertilidad y abundancia.

El tahuantinsuyo ocupó los actuales países

El Imperio incaico fue un estado precolombino situado en América del Sur. Al territorio del mismo se denominó Tahuantinsuyo (del quechua Tawantin Suyu, «las cuatro regiones o divisiones») y al periodo de su dominio se le conoce además como incanato e incario. 

El imperio incaico corresponde actualmente a territorios relativos al sur de Colombia, pasando por Ecuador, principalmente por Perú y Bolivia, la mitad norte de Chile y el noroeste de Argentina. El imperio estuvo subdividido en cuatro suyos: el Chinchaysuyo (Chinchay Suyu) al norte, el Collasuyo (Qulla Suyu) al sur, el Antisuyo (‘Anti Suyu’) al este y Contisuyo (‘Kunti Suyu’) al oeste. La capital del imperio fue la ciudad de Cuzco, en el Perú.