La puerta de Brandenburgo

Alemania se jacta de tener hermosos destinos turísticos, no en vano es uno de los destinos turísticos más elegidos de Europa.

Entre sus sinfines lugares qué visitar, tenemos por ejemplo la Puerta de Brandeburgo, símbolo emblemático de la ciudad capital del bello país, Berlín. Famoso lugar que en tiempos no gratos para recordar, dividió Alemania, pero pasó a ser un buen recuerdo porque aquí mismo se celebró la caída del Muro de Berlín. Por este motivo es un monumento unido totalmente a la historia alemana.

Muestra de separación y reunificación de un país azotado por el dolor causado tras la construcción del Muro de la Vergüenza. Esta puerta marcaba la separación entre Berlín Oriental y Occidental, para convertirse en el año 1990 en el símbolo más grande de Berlín que mostraba la reunificación de Alemania y Europa.

Construida en 1734, era una de las 18 puertas que formaban la muralla, servía como puerta de control de aduanas; hoy se ubica en la conocida “Plaza de París”. Después de la construcción del Muro de Berlín, quedó en medio de la zona restringida del este, o mejor conocido como “la franja de la muerte” impidiendo el paso entre ambos sectores. El día en que el muro fue derribado y destruido, la Puerta de Brandeburgo nuevamente fue abierta, con más de 100 mil almas presentes que celebraban el acontecimiento que ponía fin a casi tres décadas de sufrimiento.

Obra del arquitecto Carl Gotthard Langhans, con 26 metros de altura, 65.5 de ancho, 11 metros de largo y construido con piedra arenisca, cuyo diseño es una copia de la Acrópolis de Atenas, la puerta tiene 5 accesos, obviamente el principal es el más ancho.

Sus columnas son de estilo dórico, en su interior y parte superior, muestra relieves dedicadas a las imágenes de Hércules, Marte y Minerva. En la parte superior de la puerta, se ubica una gran escultura de 5 metros de cobre dedicada a la diosa de la Victoria, que está montana en una especia de carruaje, jalada por 4 caballos, que aparentemente la llevan en dirección a la ciudad.

Cabe resaltar que tras los daños causados durante la Guerra Fría y hechos posteriores, este lugar sufrió daños materiales, por lo cual se tuvo que refaccionar en varias oportunidades para que actualmente quedara como la obra original.

Para el turista ver esta colosal y magnífica obra, será un placer que no deberán dejar pasar en su viaje a Alemania, tanto con el brillo del sol o bajo la luz lunar, La Puerta de Brandeburgo es uno de los puntos turísticos más importantes y agradables para ver en Berlín.

Además, cerca de la Plaza de París, también se encuentran oros lugares simbólicos de la ciudad, por lo que será fácil para el turista desplazarse de un lugar a otro para disfrutar y conocer más sobre Alemania. Estos lugares son: Edificio del Parlamento, Pariser Platz o Potsdamer Platz.

¡Conoce más de Alemania, viaja a Alemania!

Orgullo y drama

Tras su construcción, la Puerta de Brandeburgo gozó del esplendor que le correspondía viendo pasar bajo sus arcos a los miembros de la realeza, las tropas de Napoleón y presenciando algunos desfiles nazis.

La tranquilidad de la Puerta de Brandeburgo terminó tras la llegada de la Segunda Guerra Mundial, que causó graves daños a la estructura y prácticamente destruyó la cuadriga.

En 1956, ambas partes de la ciudad dividida aunaron sus fuerzas para la reconstrucción de la puerta. Fue en 1961, tras la construcción del Muro de Berlín, cuando la puerta quedó perdida en tierra de nadie, atrapada entre el este y el oeste, sin que prácticamente nadie tuviera acceso a ella.

Tras la reunificación de la ciudad, la Puerta de Brandeburgo, después de tantos disgustos, por fin recuperó el lugar que se merece.

EL ORIGEN DE LA PUERTA DE BRANDEBURGO:UNA PUERTA PARA CELEBRAR UN REY

Planificada para embellecer una zona elegante ubicada en los límites de la capital de Prusia, la Puerta de Brandenburgo se inauguró unos años después de que en París hubiese triunfado la Revolución Francesa. 

Era una época en la que Europa estaba entrando en una transición. Se estaba dejando atrás el mundo ideológico dominante desde el final de la edad media para entrar de lleno al mundo moderno. 

Este proceso de transición sería largo y se terminaría de cerrar en 1918, al finalizar la primera guerra mundial, cuando prácticamente no quedaron sociedades europeas gobernadas por lo que había sido el régimen anterior a la Revolución Francesa.  Europa se había convertido en territorio de las ideas nuevas:  el liberalismo, el comunismo y poco después el fascismo.

Pero eso el rey prusiano no lo podía saber. Federico Guillermo II de Prusia era un rey de la vieja escuela que eligió una edificación inspirada en el mundo griego, porque se quería ver a sí mismo cómo una versión prusiana de Pericles.

De ahí que la puerta está inspirada en el ingreso a la Acrópolis en Atenas y esté coronada por la figura de la diosa de la Victoria. Además está decorada por relieves que muestran escenas de la vida de Hércules, el mítico héroe griego. Fue inaugurada en 1791 con el nombre de “Puerta de la paz”.

LA PUERTA DE BRANDEBURGO: DE CELEBRAR UN REY A SER UN MONUMENTO NACIONALISTA

Originalmente la cuadriga guiada por Nike -que no es en este caso la competidora de Adidas, sino tan sólo una diosa griega de la victoria– traía consigo la paz. Ese era al menos el mensaje que contenía la puerta. En el siglo XIX esto cambiaría, porque la forma de entender la historia sufriría una transformación.

Es en el pendón de Nike que se puede ver la llegada ideas nuevas con la aparición de la cruz de hierro. Esta cruz diseñada por el arquitecto berlinés por antonomasia, Friedrich Schinkel, fue utilizada como primera medalla destinada a decorar los pechos de soldados rasos prusianos.

Es en esta época que se comenzó a celebrar como héroes a los combatientes que habían sido percibidos hasta entonces como actores secundarios. En este caso concreto el diseño de Schinkel era para condecorar a quienes lucharon en las llamadas guerras de independencia. Así se llamaron las guerras contra Napoleón que invadió Berlín en 1806. La Puerta de Brandenburgo se convirtió en símbolo de la derrota francesa de principios del siglo XIX.

Fue este cambio iconográfico el que funda la tradición de la Puerta de Brandenburgo como lugar de celebración patriótica. Es por ello que en 1914 las tropas alemanas se despidieron aquí para partir hacia la Primera Guerra y que los nazis la escogieron para escenificar su toma del poder en 1933 con un desfile de antorchas.

LA PUERTA DE BRANDEBURGO COMO SÍMBOLO DE LA REUNIFICACIÓN

Si la Puerta de Brandenburgo no hubiese estado en la frontera entre los barrios de Tiergarten y Mitte, en lo que sería la frontera entre el sector de ocupación soviético y el sector de ocupación británico, se habría quedado cómo símbolo del patriotismo alemán de viejo cuño. 

Pero al haber estado en la franja de la muerte del Muro de Berlín durante 28 años y haberse convertido así en símbolo de la división alemana durante la guerra fría pudo convertirse en el monumento más importante de la reunificación

Las escenas que todos conocemos por documentales y películas de la época de la división, la célebre frase del presidente norteamericano Ronald Reagan en 1987:

«Señor Gorbachov abra usted esta puerta, derribe usted este muro»

Palabras que se entremezclan en nuestra memoria con la euforia y las lágrimas de los berlineses el 9 de Noviembre de 1989, cuando berlineses occidentales tomaron el Muro de Berlín pocos minutos después de la apertura de los primeros puestos fronterizos esa noche. 

La Puerta de Brandenburgo, una pieza arquitectónica alemana del siglo XVIII inspirada por la arquitectura ateniense se convirtió así en un lugar que representa hoy el fin del siglo XX corto, Aquel período que comenzó también aquí con la primera Guerra Mundial y que estuvo marcado la mayor parte del tiempo por la Guerra Fría. 

Ese tiempo que terminó con la caída del muro que trajo consigo  la globalización.  Uno puede afirmar entonces, que en este lugar comenzaron muchos momentos de historia universal, incluyendo aquél en el que nos encontramos ahora. La Puerta de Brandenburgo es la Puerta de nuestra época.

PERSONAJES NOTABLES LIGADOS A LA PUERTA DE BRANDEBURGO

CÓMO LLEGAR A LA PUERTA DE BRANDENBURGO

– En metro: líneas U55, S1 y S2 estación Brandenburger Tor.

 En Autobus: la Línea 100 parada Brandenburger Tor.

– A pie: desde el Reichstag; pasando por el Monumento a los Judíos Asesinados en Europa.

– Con ViveBerlín Tours, la única cooperativa de guías de Berlín, en el Tour BERLÍN INDISPENSABLE.

Tenga en cuenta que debido a la pandemia de COVID no se pueden realizar celebraciones y eventos por el momento.

La Pariser Platz es una de las plazas más bellas de la capital. Aquí podrá apreciar una serie de elegantes edificios construidos en torno a la plaza como son por ejemplo las embajadas de Estados Unidos, Canadá o Francia y el lujoso Hotel Adlon.

Recientemente se edificaron a izquierda y derecha de la Puerta de Brandemburgo, la Casa Liebermann y la Casa Sommer, concebidas como edificios gemelos cuya su arquitectura se apoya en los modelos históricos del constructor prusiano Friedrich August Stüler. La casa del brillante pintor Liebermann es desde el año 2000 la base de la Fundación Puerta de Brandemburgo con exposiciones y eventos que reavivan el espíritu cosmopolita europeo en la Pariser Platz. El edificio del Dresdner Bank sigue las convenciones del conjunto arquitectónico de Pariser Platz, sin seguir ningún estilo histórico.