Historia de las Calles del Cusco

En la primera parte vimos cinco historia de las calles del cusco y algunas de las tantas calles tan particulares no solo en su nombre, sino también en su historia, ahora veremos cinco calles más sobre este tema tan interesante…

Calles del Cusco

Calle Purgatorio

Denominada así a la calle ubicada entre la Cuesta del Almirante y la Calle Huaynapata, esta calle fue llamada así debido a los artificios practicado por un alcabalero de apellido Colmenares que posteriormente debido a sus malas mañas seria destituido de su cargo por un Cabildo cuzqueño; se cuenta que para obtener dinero sin la necesidad de trabajar, explotaba la fe, el miedo y la piedad de los transeúntes para reunir “limosnas”.

Esta historia empieza en la casa ubicada entre la calle Purgatorio y Huaynapata donde vivía una anciana que siempre paraba en riñas con los demás vecinos por su forma de ser (cascarrabias, camorrista y difamadora) y que tras su muerte, empezó a correr el rumor que el alma de esta anciana aun vagaba por las calles penando. Este rumor empezó a tomar fuerza, pues existían vecinos que aseguraban oír golpes en sus puertas a medianoche y escuchaban una voz extraña y dolorida que clamaba perdón y que ponía los nervios de punta a las personas que tenían la desdicha de escuchar sus lamentos pues helaba su sangre en las venas.

Aprovechando estos sucesos, Colmenares que curiosamente era hijo de la anciana difunta y alcabalero del barrio, se vestía con una túnica negra y una máscara que imitaba una calavera que por entonces era símbolo de muerte de penumbra y, sujetando una olla con rellena de trapos en mantecados que ardían, salía después de las nueve de la noche sobre zancos de madera y con una caja en la que decía: “Una limosna para las almas del Purgatorio”. Al toparse con un transeúnte tal era el miedo que sentían que de inmediato echaban monedas en la alcancía. Al ver que resultaba el negocio Almenares posteriormente ya noi se daba la molestia de salir sino que se limitó en adelante a pintar una calavera sobre huesos cruzados en la esquina de su casa, colgando debajo la alcancía para que los asustados vecinos depositaran sus monedas. Fue así como la gente no tardó en llamar “Calle del Purgatorio” a este angosto callejón.

Calle de Suecia

Originalmente llamado por los cusqueños en tiempos del Virreinato como “Calle Sucia”, pues las vendedoras del mercado de la Plaza Mayor con sus respectivos animales de carga (mulas y llamas) que transportaban los productos de pan llevar, hacían de esta calle un inmundo basural, el cual para sobre llevar el problema se realizaban faenas colectivas con el fin de barrerlo y dejarlo limpio sobre todo en la víspera del Corpus o Lunes Santo; y así es como de “Calle Sucia” derivó al impropio y raro nombre de “Calle Suecia” o “Calle de Suecia”, se comenta que este cambio se realizó para ocultar este feo pasado.

Cuesta de la Amargura

Esta ladeada y fatigante cuesta debe su nombre a que por allí los constructores españoles hacían que unos cuantos indios dejen rodar inmensas rocas que se sacaban de la fortaleza de Sacsayhuamán por orden de Francisco Pizarro, para ser empleadas en la construcción de la Catedral del Cuzco. Por otra parte también existían indios que se encargaban de contener las enormes rocas soltadas desde lo alto de esta calle, los cuales sufrían accidentes muy duros, en algunos casos eran fatales y que por tal motivo le habrían puesto a la calle el nombre de “Mucchuicata”, que traducido al español significa “Cuesta de la Amargura”.

Cuenta Ángel Carreño, “las enormes piedras que rodaban por la cuesta eran contenidas a duras penas por decenas de indios armados de tranqueras, quedando muchos de ellos con los pies fracturados, porque los capataces españoles los hacían trabajar a palo y látigo desde la madrugada hasta el anochecer, dándoles un ardite (moneda de muy poco valor que hubo antiguamente en castilla) por las lágrimas y sufrimientos de los que eran sujetos los infelices indios” y es por esa razón tan justa que posteriormente esta cuesta se llamó “Cuesta de la Amargura” por tantos amargos momentos que tuvieron que pasar nuestros predecesores.

Calle Ceniza

Esta calle estuvo sin nombre hasta la aparición de la terrible peste de 1719, la cual causó más de 95 muertes diarias contando solo en la ciudad y así continuo durante casi más de un año sin que nadie pudiera precisar el nombre de la enfermedad (hoy sabemos que fue el cólera y cuyos síntomas eran dolor al vientre y cabeza, delirio y vómito de sangre, acalambramiento en la piernas para al final, morir de disentería).

Se cuenta que una mujer medio “beata” y que vivía en dicha calle aconsejó a los vecinos que pidieran a los sacristanes de los conventos los restos de la quemada de hostias pasadas, palmas del Domingo de Ramos y aceite consagrado en Jueves Santo (cabe recalcar que esta es la mezcla que usaban los curas el miércoles de Ceniza), y que con ella pintaran dos cruces en cada puerta para –según ella- liberarse del contagio de la peste, su consejo fue practicado de inmediato pr todo el vecindario sin dudas puesto que nadie quería que el cólera entre a su hogar, y que gracias a su fe quedó libre de la peste. Además, cuenta la tradición, que a diario solían echar montones de ceniza sobre los charquillos de sangre que por boca y nariz arrojaban los transeúntes apestados y que uno que otro de estos desventurados llegaban hasta caer de bruces y que al final esta práctica dio origen al nombre de esta calle.

Calle Pampa del Castillo

Se comenta que a solicitud del obispo de Cusco Fray Vicente de Valverde, el por entonces conquistador Francisco Pizarro hizo trasladar la horca que se encontraba en la Plaza Mayor a esta pequeña plazuela que equivocadamente es llamada también “Pampa del Castillo” o el nombre que los indios de la colonia de ese entonces le habían puesto “Pampa donde se llora”.

El motivo es que aquí se alzaba la plataforma con la horca, el poste al cual amarraban a los sentenciados a la pena de azotes y también el tronco sobre el cual eran cortadas las cabezas de los condenados a la pena máxima dependiendo de la “gravedad del crimen cometido”. Se narra que al día siguiente de la toma del Cuzco por las tropas de Diego Centeno (conquistador español fiel a la Corona y enemigo de los encomenderos), el verdugo Juan Enríquez cortó en este sitio la cabeza del capitán Martín de Robles, y al día siguiente degollaría por orden de Centeno, al compadre de este, un tal Francisco de Almendras. Cabe mencionar que el último ahorcado en este lugar fue Francisco Chávez, quien robaba a los ricos para socorrer a los pobres.

NOMENCLARURA DE LAS CALLES DEL SECTOR SUR ORIENTAL DIRECCION NORTE A SUR

HAWAN –KHALLKA O “CASCAJAL DE ARRIBA”

Como resulta de la traducción de runa – simi es el nombre que los antiguos pusieron al torcido y estrecho callejón que forma esquina con la cuesta de San Blas por alusión al esparcido cascajal que a falta de pavimento hubo en esa calleja en la cuesta y en la cuesta. La gente del pueblo han transformado “hawan – khallka” en Huaran – callqui o (huaran –

SIETE VENTANAS

El nombre que hasta hoy tiene la calejuela que a la izquierda hace esquina con la silenciosa cueta del “alabado, y la derecha en la agosta y chica plazuela que hasta hoy llaman “waskhasq – k’uchun” (rincón de soga). Cabe anotar que antes de la destrucción del templo de san Agustín, hubo tras el sagrario una casa de estudios de ese convento la cual según afirma el autor “annurium cuschensis et rebus notabilis”, tenia cuatro ventanas grandes y tres pequeñas de lo cual a quedado el nombre que hoy en contradicción con el numero de ventanas que tienen las casas modernas allí construidas.

CUESTA DE ALABADO

Refiere al padre orriarum , autor de “annuarium cuschensis et rebus notabilis”, que en el mes de octubre del año 1697 , los moradores de la pequeña casa ubicada en alto de la empinada cuesta sin nombre , tras la iglesia de san Agustín fueron despertados por unas voces extrañas que cantaban a coro diciendo “alabado sea el santísimo y augusto sacramento altar” viendo salir de la casa que en el suelo de la cuesta había una porción de hostias en cuyo alrededor cantaban arrodillados cantaban muchos Ángeles , con las manos empalmadas . Ya entrada la mañana, cundió la noticia de que mano sacrílego robado un copon de oro, del ciborio de la iglesia d San Agustín. Los capachos, como llamaba la gente a los frailes agustinos, anoticiados del suceso vinieron en procesión a recoger las sagradas formas, quemando la cuesta con tal nombre desde entonces.

PLAZOLETA WASKHAQ – K’UCHUN

Es el nombre de la desnivelada y larga calle de chiwanway – pata desemboca en cuesta en dicha plazoleta que es pequeña y de plano irregular y forma aun especie de codo con la estrecha y prolongada calle de recoleta. Dichas calles están casi separadas 1 Km. mas allá, en forma de V, y si estrechos y su gran longitud, desnivel respecto a la otra y el aspecto de ambas que es parecido al e una soga, obligaron a los antiguos a mentar dicha plazoleta con el nombre de waskhap – k’uchun o “Rincón de la soga”.

CALLE TULLUMAYU

Es el nombre de la desnivelada y larga calle que comienza en la plazuela llamada Rimac – pampa (rimac – pampa grande), y concluye en la cabecera de los terrenos de hacienda de huanchac. Por mitad de dicha calle, pasa el mísero y sucio riachuelo al que, os indios antiguos llamaron ridiculizándolo “tullu” que significa flaco y “mayu” cuya tradición es rió.

PLAZUELA DE RIMAQ – PAMPA

En la época del imperio de los incas, el sonido del pututu o bocina reunira en esa plazuela a los habitantes del Qosqo, par que tuvieran conosimentos en las ordenes del monarca, las cuales eran pregonadas en voz alta por los aqorasis y repetidas por los tucuy – ricuy (aqorasis, gobernadores; tucuy _ ricuy, “que todo miran” especies de policías)

Historia de las Calles del Cusco
Huchuy Rimacpampa, pequeña plaza ubicada cerca a la Hatun Rimacpampa

AVENIDA HUASCAR

En esta avenida que es una moderna formación estuvo ubicado la “fabrica de tejidos de Algodón Huascar” a cual debe su nombre. A continuación estuvo también el edificio de la segunda “fabrica de tejidos la estrella”.

KUSKA PUKYU

Ese callejón cercano al templo de santo domingo o “Fuentes juntas”, según la traducción, no puede llamarse “Mutca”, que significa montero y pucyo (pukyu), fuente. Fue llamado kuska pukyu por los adoradores del sol, según afirma el padre Calancha, cronista agustino, hubo tres chorros de agua que salían de los toros tantos agujeros de forma especial, practicados entre la juntura de dos piedras cuadrangulares; en aquel tiempo, lo cual pudo ser cierto aquel tiempo por que aun hoy filtra el agua por mas debajo de esas piedras casi al ras del suelo, pero lo notorio y misterioso es que cada uno de los agujeros, cuando reciben en el borde un golpe de una piedra, produce un determinado sonido musical formando un acorde si a un tiempo se dan los tres golpes. Toda la pared del lado derecho es de piedra pulimentada; y sus junturas son tan herméticas que no es posible introducir una aguija; pero la pared de la izquierda de ese callejón presenta otro sistema de construcción sin polimento, por que el bañado de las piedras, de formas caprichosas, encajadas unas a otras y en direcciones opuestas, tiene un ensamblaje especial que resiste los temblores.

CALLEJON DE LA ALIANZA

Ese callejón estrecho y polvoriento jamás tuvo nombre y el que le ha dado el municipio es inadecuado. Hoy se llama pampa de la alianza.

CALLE DE LAS HERRERIAS

Poco tiempo tiempo después de la derrota de Hernández Girón se establecieron en esa calle dos herreros españoles que favorecieron al comercio y el negocio de arriería, ganando el doble ya como veterinarios ya como fabricantes de herrajes y cerraduras. El primer nombre antiguo de la calle de “Herrerías”, dado en ese entonces, se ha convertido en la calle “herrajes”.

CALLE SAN AGUSTIN

Esa calle estrecha y larga tiene ese nombre , desde cuando fueron construidos el convento ye el templo de San Agustín , que fue demolido por el Mariscal Gamarra, el enemigo del cusco y le derrotado de yanacocha , en cuyas inmediaciones hizo esconder con sus soldados todo el dinero que llevo del cusco , precedente de la amonedación de las planchas de plata de las andas de varios santos ; todo lo cual fue acuñado en la casa de la moneda de esa época , que también clausuro.

RIMAQ PAMPA CHICO

Los antiguos cusqueños llamaron Huch’uy – rimaq – pampa a esa pequeña plazoleta, porque en ella estuvo el palacio n la que vivieron los Willaq – uma o sumos sacerdotes, dedicados al culto del sol. Eran los que anunciaban antes de entrar al “Qori – Kancha”, lasa distintas festividades del culto. Aun se ven los restos de las paredes de piedra de palacio al que se refiere el “Annuariun dominicais”.

CALLEJON DE ROMERITOS

Ese callejón esta ubicado entre la hoy llaman calle de maruri y plazoleta de Santo Domingo. Refiere el autor “annuarium cuschensis et rebus notabilis”, que un español apellidado corcuera llego al cusco trayendo plantas que eran desconocidas en esta ciudad, entre ellas el romero que cultivaba en macetas. El diligente chapetón decía a los que le compraban el romero “que esa planta tenia propiedades curativas. Por que según una tradición muy añeja. La santísima virgen secaba sobre arbustos de romero los pañales del niño dios; añadiendo que el zahumar las casas de noche del 24 de diciembre, era un remedio eficaz contra enfermedades y ladrones .Algún tiempo después, corchera volvió a lima, la gente malévola destruyo el arbusto de romero plantando en ese callejón quedando solo en nombre.

CALLEJON AWAQKUNA

En ese sector de urayccoscco, se reunían por orden de los accorasis, las indias encargadas de tejer las telas necesarias para ropa del ejercito del inca, por las viudas y los huérfanos, resultando tejidos de colores variados que llamaban “k’intuy-awasqa”.por consiguiente es una chocarrería llamar ahuac-pinta a dicho callejón.

CALLE DE LA PELOTA

Tal fue en la época del coloniaje el nombre de esa calle situada entre los templos de santa catalina , por que el Márquez de casa – concha que tenia casa en esa calle, salían en las noches de luna llena a jugar con la pelota con sus amigos a lo largo de la vía hasta el toque de queda.

PLAZOLETA Y CALLE SANTA CATALINA

La plazoleta y la estrecha calle que desemboca en la plaza de la catedral, tiene el mismo nombre, por estar cercanas al templo y al monasterio de Santa Catalina, fueron construidos sobre el centro arqueológico del antiguo ajlla – wasi o casa de las escogidas o vestales del sol. En la pequeña calle que algunos peleles llaman Santa Catalina Angosta, hay en una tienda próxima al monasterio, una entrada subterránea que comunica con una celda del primer claustro. No esta de más dar a saber que en el piso del citado templo hay varias entradas subterráneas.

K’AK-CHI

La traducción de este vocablo del idioma Qeschwa es de: Arranque, así como qasechiy, significa separar brazos o piernas con violencia .Los antiguos cusqueños le pusieron el nombre de ccacchi, a la angosta callejuela ubicada entre la plazoleta de Santa Catalina y la calle de Maruri, por que antes de la fundación Española de la ciudad de esa calle en que aun hoy se ven restos de paredes de piedra pulimentada, que estuvo en el respaldo de “ajlla –wasi” arrancaban otras calles asía el resto de la ciudad .Con el transcurso del tiempo la plebe inculta a cambiado el nombre antiguo “k’ak-chi”, que significa “arranque”, por el nombre de “ccapchi”, que es el nombre de sabroso potaje que expedían las fonderas de esa calle, hoy llaman de “Arequipa”, todavía en los años de 1830 a 1895.Esa calle es mencionada en la tradición “ confección, padre rozas”.